Grupo de entrenamiento de triatlón, ciclismo y carrera a pie.

Por Juanjo Martínez

El poder del placebo inyectado, (o del cerebro)



En el siguiente estudio se pretendía cuantificar el efecto del placebo inyectado en el rendimiento de la carrera a pie, utilizando unas inyecciones de OxyRBX, que pretendía tener efectos similares a la eritropoyetina humana recombinante (r-HuEPO), como así se les instruyó a los 15 atletas entrenados a nivel de club, de edades 27,5 ± 6,8 años, índices de masa corporal de 22,9 ± 2,0 y con tiempos en 10K de 39,3 ± 4,4minutos. 

Los sujetos completaron un test de 3K antes y después de los periodos “CONTROL” y “PLACEBO”, separados por siete días. Durante la fase de placebo, se administraron diariamente inyecciones subcutáneas de una solución salina, creyendo que era OxyRBX, sin ningún tipo de intervención en la fase control. Las valoraciones subjetivas de los participantes también fueron evaluadas.

Los resultados son como para comprar la solución salina si llevase una etiqueta, el tiempo de carrera mejoró significativamente en la intervención con placebo (9,73 ± 1,96 segundos P = 0,0005) que en el grupo control (1,82 ± 1,94 segundos, P = 0,41). Además, en el grupo placebo, los participantes informaron de una menor percepción de esfuerzo, mejora de la recuperación y aumento de la motivación, lo que confirma la creencia de que las expectativas positivas tienen impacto sobre el rendimiento competitivo. Como conclusión, el placebo inyectado hizo mejorar en 3K run un 1,2%. 

Un cambio de clara relevancia deportiva, aunque más pequeña que la mejora de rendimiento que provocaría realmente la r-HuEPO. Sin embargo, este aumento de las prestaciones obedece sólo a nosotros mismos y a cómo se planteó motivacionalmente el esfuerzo, lo que nos dirige una vez más al modelo psicobiológico del rendimiento, y a la importancia de la percepción de esfuerzo.

Enlace al estudio: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25412293
Adbox

@cedar_power

@cedar_power